Sobre Frecuencias, Geometría Sagrada, Los Efectos de las Frecuencias, Fabien Maman y Nestor Eidler

Sobre frecuencias, geometría sagrada, los efectos de las frecuencias en el ser humano, una entrevista a Fabien Maman y Nestor Neider. Adjunto un par de vídeos relacionados.

Según nuestros estudios y los de Ananda Bosman, llegamos a la siguiente Escala Aurea, Secuencia de Fibonacci basada en la matemática del 8 con sus múltiplos, esta escala sigue el riguroso protocolo de la música 432Hz:

DO 256 Hz, DO# 272 Hz, RE 288 Hz, RE# 304 Hz, MI 320 Hz, FA 344 Hz, FA# 368 Hz, SOL 392 Hz, SOL# 408 Hz, LA 432 Hz, LA# 456 Hz, SI 480 Hz, DO 512 Hz 


Geometría Sagrada

¡El sonido de un mantra desestructura al ego!

Nuestro ego es el resultado de una frecuencia eléctrico-vibratoria en nuestras células neuronales. Tal vez, seamos capaces de encontrar nuestra propia frecuencia, a través de un mantra, capaz de eliminar nuestros egos, que se alojan en el entorno cerebral.

Nuestros egos no nos pertenecen. Nuestro pensamiento no es nuestro, aunque lo hayamos asumido como propio. Los egos pertenecen a la civilización Oscura.

Las frecuencias de sonido, dependiendo de su altura, generan diferentes mandalas sobre la materia



Cymatics - El Mundo del Sonido


Geometría del Sonido - Experimento


¿Tendrán alguna relación estas frecuencias con los Crop Cicles que aparecen en los campos de agricultores en todo el Planeta?


Vivimos en un inmenso océano de sonidos del cual, infinitas ondas rizan las costas de nuestra conciencia en miríadas de patrones e intrincadas formas de diseño. Esas mismas poderosas fuerzas que mueven las corrientes revolviendo las misteriosas profundidades, donde la Luz pocas veces alcanza, penetran en nuestros cuerpos, nuestras mentes hasta la esencia misma de nuestro ser.

De hecho cada aspecto de la naturaleza late en nosotros en una interrelación infinita y compleja de delicadas e inmensurables vibraciones.

De todo ello nosotros estamos casi completamente inconscientes, más por que no seamos conscientes no significan que estos sonidos, con sus ritmos particulares, sus tonos y sus armónicas no existan o afecten a nuestro Ser.


Aunque escuchamos todo el día canciones enlatadas y la música es omnipresente en el mundo actual, la mayoría de nosotros no nos podemos ni imaginar el gran poder del sonido sobre la materia y sobre nuestra vida.

Entrevista a Fabien Maman

Músico profesional y acupuntor, nos habla de vibración y campo de energía, de armónicos, de diapasones curativos, música según las estaciones del año, de instrumentos y órganos del cuerpo… y nos abre la puerta a un mundo fascinante.

Entrevista: Karolus.
Del Sr. Mann y del físico-budista Allan Wallace también he aprendido la importancia de la formación ecléctica, de abrir la mente a nuevos conocimientos (aunque la sociedad los ridiculice por no comprenderlos) y de fusionar sabiduría de distintas culturas y épocas.

Ojalá, poco a poco, la Buena Música sane con sus ondas nuestro mundo.

Usted tenía un quinteto…
¡Qué época! Actuamos en el Carnegie Hall, la Filarmónica de Berlín, el Olympia de París, la Ópera de Tokio… Fue precisamente por un incidente en Japón como descubrí la acupuntura.

¿Qué pasó?
El avión llegó con mucho retraso, faltaban pocas horas para salir a escena y todos los músicos estaban agotados. Se me ocurrió buscar un acupuntor para que nos tratara.

 ¿Y?
Me cambió la vida. En 20 minutos estábamos todos en forma e hicimos un concierto extraordinario, así que decidí aprender acupuntura para tratar a mis músicos. Creía que con un cursillo de un mes el tema estaba listo, pero invertí media vida.

Es estupendo entusiasmarse.
Lo es. Yo me entusiasmé tanto que tras siete años de estudio con Boris de Bardo, fundador del College of Naturopathy and Acupunture, y una vez licenciado en acupuntura, en 1978, me fui a seguir estudiando con Sensei Nakazono, el maestro que dio a conocer en Occidente la ciencia del sonido puro. Diez años más tarde fundé la Academia del Sonido, Color y Movimiento.

¿Qué enseña?
Enseño e investigo el poder de la música en el cuerpo. El diapasón es una herramienta muy efectiva en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades.

¿Cómo actúa?
Los diapasones actúan como las agujas de acupuntura. A través del punto de acupuntura las vibraciones llegan por el meridiano hasta el órgano, igual que la aguja, pero más rápido y con mucha más potencia.

¿Cuáles han sido sus investigaciones?
Aparte de 20 años de experiencia con pacientes, he realizado un trabajo de investigación con Hélène Grimal, bióloga del centro de investigación de la Universidad de Jussieu de París. Durante un año estuvimos estudiando el efecto del sonido en las células humanas. Hemos fotografiado los cambios celulares que se producen bajo la influencia del sonido, de todas las notas, formas musicales e instrumentos. Fíjese en esto.

¿Qué es?
Una serie de fotografías de células cancerígenas, las que afectan a la matriz. Al ser sometidas a disonancias se destruyen.

¿Todo es una cuestión de energía?
Sí, la vibración sonora crea un campo de energía. Pero no es algo nuevo o extraño. Los teléfonos móviles funcionan a base de campos de energía. Esos campos se crean a través de los satélites. En Francia mi teléfono funciona, pero cuando voy a Estados Unidos no lo hace a no ser que cambie de campo de energía, es decir, de satélite. Esos campos de energía son invisibles, son lo que llamamos la energía etérica.

Entonces, ¿la música nos transforma?
Sí, la vibración de la música entra dentro de ti y te transforma igual que lo hace el Sol. De hecho, la distancia entre la Tierra y cualquier planeta de esta u otra galaxia se mide en distancias armónicas.

¿Cómo?
La distancia armónica se obtiene con un radar que capta la vibración sonora entre, por ejemplo, la Tierra y la Luna. Cuando hacemos música con instrumentos acústicos esta energía viva produce armónicos y esos armónicos comunican con todas las frecuencias y todo el universo.

¿Los armónicos afectan a nuestra vida cotidiana?
Influyen sobre la materia, los vegetales, animales y minerales: sobre todo lo vivo. Con un microscopio es fácilmente visible: según la vibración que emites, las células cambian de forma y de color.

¿Mejor cuidar lo que escuchas?
Si escuchamos la música adecuada en el tono adecuado a las estaciones nos sentimos mucho más saludables psíquica y físicamente. Ahora, en primavera, le recomiendo la tonalidad de la; por ejemplo, el concierto de Mozart en La Mayor. En verano, do -Concierto para piano y orquesta en do de Beethoven-. Para otoño, sol; y para invierno, re.

¿Y los instrumentos?
En primavera, flauta de madera; en verano, cuerda; en otoño, metálicos… Si escucha el timbre adecuado y la tonalidad correcta en cada estación, verá como su vida se armoniza y tiene más energía. Cada instrumento conecta con un órgano del cuerpo.

¿Qué efecto tienen los tambores?
Están vinculados con los riñones, los refuerzan. Las cuerdas, violines y guitarras fortalecen el corazón. Todo lo que es metálico estimula los pulmones. Las flautas de madera son buenas para el hígado. Le propongo un sencillo experimento.

Usted dirá.
Vaya a un concierto, cierre los ojos y observe por ejemplo dónde siente los tambores, verá claramente que los siente en los riñones. Cuando oiga el chelo percibirá como el corazón se armoniza, y cuando oiga instrumentos metálicos o de viento observará que sus pulmones se ensanchan.

¿Y cuál es el efecto de la música enlatada?
Pierde el 50% de los armónicos, que son los que penetran y los que curan. Escuche música en vivo, cuanta más mejor, porque nutre. Y si escucha música en casa, evite los instrumentos eléctricos y los sintetizadores.

¿Hay música poco saludable
La música electrónica o demasiado alta desorganiza el campo energético. Fíjese que los adolescentes cuando salen de las discotecas están pálidos y algo desorientados. Su campo magnético permanecerá alterado durante varias horas.



Tonopuntura

La frecuencia del año, C# con 136.10 Hz es el 32º octava de el año terrestre. El correspondiente color es un turquesa, de acuerdo a la longitud de onda cerca de los 500 nanómetros. La base de esta nota es la rotación de la Tierra alrededor del sol. Este astro realmente causa los cambios de las estaciones primavera, verano, otoño e invierno. Este es el segundo ritmo cósmico en nuestro planeta. Como la frecuencia del día influye el cuerpo, la frecuencia del año influye al alma.

En la India este tono es la nota clave del sitar y la música tambura y es llamada “sadja” que  también significa “Padre de los demás”. También la sílaba sagrada “OM” está afinada a este tono como la mayoría de música de los templos religiosos. Muchas campanas y otros instrumentos están afinados a este tono.  Quién se pregunta por qué los hindúes hablan tanto sobre el alma y la transmigración del alma al saber que su música está afinada a la frecuencia del alma.

Los antiguos hindúes llegaron a este tono a través de la meditación. Esto fue dado a ellos intuitiva y contemplativamente por “la apertura al cosmos”.  Pero tenemos que calcularlo con matemáticas y física. La realidad exacta conforma muchas de las examinadas campanas and comparaciones con instrumentos, evidentemente muestran que las divergencias muy a menudo parecen ser muy inferiores a 1 Hz. Esto demuestra una vez más que somos un microcosmos en resonancia al macrocosmos. Esta vieja declaración de las ciencias herméticas ahora se puede probar de manera muy precisa y científica.

El secreto de los profundos efectos de la música de la meditación hindú depende simplemente del hecho de que está exactamente sintonizada al curso de los acontecimientos, el "Tao". Esa es la rotación de la Tierra alrededor del sol. No sólo los de los instrumentos, sino también los músicos y el público están en sintonía durante la "alapa" (la afinación antes del concierto) hasta el tono eterno, el sadjy. Todos los participantes están en armonía con el cosmos, que encuentra su eco en los seres humanos, que toman parte en esta música de meditación.

Según la tradición india, el sadjy, o "sa", para abreviar, es el tono eterno, incesante y como se mencionó anteriormente se expresa a través de la sílaba "OM".

OM se corresponde con el "Amén" en las iglesias cristianas. Amén significa nada menos que "así sea". El "OM" es la expresión "así sea", manifestó a través del tono eterno. Uno puede comprobarlo por sí mismo al escuchar música original de meditación hindú, o mejor aún meditar con este tono, tarareando o cantando y dejarse impresionar por ella y así sentir el poder que yace en su interior.

Si no se usa para cantar, pulse el diapasón de afinación a la frecuencia 136,10 Hz (la frecuencia del año terrestre) contra la parte inferior de su esternón a una distancia de un par de dedos. Estos son el punto 17 y 16 del meridiano delantero psíquico, el llamado Ren-Mai-meridiano. Estos puntos también se encuentran en el chakra corazón.

Si usted no está solo y tiene un amigo con usted, puede tener el diapasón de afinación pulsado sobre su espalda, en la quinta vertebra dorsal de la columna vertebral. Este punto pertenece al segundo meridiano psíquico, el Du-Mai-meridiano. El efecto es similar al tratamiento de la Ren-Mai-meridiano. El tórax comienza a vibrar entero, lo que realmente tiene un efecto relajante y maravilloso. Es casi como cantar el tono uno mismo. Dejándolo vibrar y resonar en el tórax por un tiempo, es fácil empezar a tararear en voz baja el tono. Es fácil encontrar el tono, porque tarareando el tono demasiado alto o demasiado bajo, uno lo siente con el cuerpo y  realmente sintoniza. De esta manera el tono es aprendido sin gran esfuerzo y dejando las vibraciones fluir más y más a través del cuerpo, todo el cuerpo poco a poco se convierte en el tono. Con esto nos referimos no sólo a sí mismo poniendo en armonía con el tono, sino con el Tao, los monjes rezando en el norte de la India también, el Tíbet y el resto del mundo, los que meditan con la sagrada sílaba "OM" y todos los que cantan ese tono.

Sólo aquel que ha meditado con este tono puede tener una idea, la profundidad del efecto relajante de esta vibración y cómo se calma el alma cuando uno se sintoniza con regularidad a la misma.

En Medicina este tono se utiliza principalmente para la sedación. Para quitar el estrés y para tratar los espasmos musculares, este tono se considera aconsejable/deseable. También ha resultado eficaz para los dolores de cabeza habituales. La tonopuntura a unos dos dedos de ancho a la izquierda o la derecha de la columna vertebral a la altura entre la primera y la segunda vértebra cervical es especialmente agradable.

Una música de meditación, que está afinada en ese tono también tiene un efecto relajante de gran poder, y se recomienda para el nerviosismo y la inquietud interior. Después uno se siente gratamente aliviado y de nuevo mucho más receptivo. En la sociedad europea y de América del Norte la demanda de esta vibración es el más fuerte. El trabajo intensivo con este tono puede disminuir la necesidad de sedantes y narcóticos. La gran tensión es a menudo la causa del dolor y por lo tanto muchas personas que meditan con esta frecuencia o que tienen tonopuntura pueden necesitar mucho menos o incluso ningún medicamento más.

La frecuencia del año es la mejor frecuencia para el alivio del estrés cotidiano, para recuperar la paz interior, desbloquea el flujo de energía estancado y restablece el equilibrio.

E frecuencia de la Tierra/del año terrestre
Tono     136.10 Hz = C# (a¹ = 432.1 Hz / 440 Hz - 31.4 cent)
Tempo  63.8 / 127.6 bpm
Color     azul-verde
Chakra  Anahata – chakra corazón
Efecto    relajante, calmante, equilibrio (medicinal: sedante)
 
El universo suena y cada persona tiene un sonido

Resonancias

“El universo es una caja de música”, explica Eidler, “pues está construida en proporciones equivalentes a los intervalos de la octava musical”. Dijo Einstein, violinista y matemático: “Sólo quiero conocer a Dios; lo demás son detalles”. Y se puso a tañer con fórmulas la música del universo. En esa línea está Néstor Eidler, al que han llamado “médico de músicos”: imparte técnicas que permiten tocar mejor porque, de hecho, se sanan de bloqueos y disfunciones. Eidler insiste en que toca el alma a través de cuerpo y alma (“la espiritualidad pasa por el cuerpo”), y en que todos podemos resonar con el Todo. (http://nestoreidler.blogspot.com/).

Entrevista a Nestor Eidler


¿El universo es sonido?
¡Sí! Y la vida, vibración. Toda vibración es sónica. ¡El universo suena!

¿A qué suena?
Oígalo en esta grabación…

Oigo una melodía armoniosa…
Son las vibraciones captadas por la sonda Voyager en el espacio entre Júpiter y Saturno: es la resonancia del viento solar en la ionosfera de los planetas…

El universo suena, pues…
¡Está oyéndolo! Pitágoras (siglo VI a.C.) habló de la “música de las esferas”: Pitágoras debía de tener afinada la percepción de esta realidad cósmica vibrante que hoy la tecnociencia nos confirma.

¿Con qué implicaciones?
Los compositores de música más inspirados (Bach, Mozart, Beethoven…) quizá son personas capaces de conectar con los inmanentes y eternos sonidos del cosmos.

¿No crean? ¿Sólo transcriben?
La música no la inventó el hombre: ¡existe desde siempre! Toda música está aquí: se trata de captarla y plasmarla.

¿Usted compone?
Nací músico. Por mi sangre corren notas. Estudié violín… y quise contactar con David Oistrach, violinista y pedagogo judío ruso.

¿Por qué precisamente con él?
Yo no estaba conforme con mi sonido. Y escuchaba el de otros grandes violinistas: “Farsantes”, pensaba. Hasta que oí a Oistrach: “Es el único que no miente”, me dije…

No entiendo a qué se refiere…
En los otros percibía interferencias, o físicas o narcisistas… Oistrach era el único que me hacía vibrar, sentía que conectaba con la esencia… ¡Quise tocar como él! Como discípulo de Fedora Aberastury, ella me enseñó el camino a los misterios y hacia Oistrach.

¿El camino de los misterios?
Fue la creadora del método Aberastury, llamado sistema consciente para la técnica del movimiento, que te ayuda a reconectarte con tu primer instrumento: ¡tu cuerpo!

¿Y conoció al fin a Oistrach?
Conseguí una cita con él para verle tocar… ¡Y al cabo pude asistir a varias clases! Murió poco después: ¡llegué justo a tiempo!

¿A tiempo para qué?
Oistrach me confesó: “Sé que tengo secretos… pero no sé cómo enseñarlos”, y vio en mí a la persona que sí podría hacerlo.

¿Y qué enseña?
Que quien conoce el sonido lo conoce todo. Cada persona tiene un sonido. El universo es vibración, emanada del tictac de la polaridad originaria, y como el de tu corazón.

Sea más preciso.
Se trata de reactivar conscientemente esas notas de vida, mediante ciertos ejercicios tomados de los métodos de los pianistas Claudio Arrau y Fedora Aberastury: se trabajan cerebro, manos, lengua, plexos, articulaciones, columna, sentidos…

¿Para tocar mejor el piano o el violín?
Es indiferente el instrumento musical; tocar bien un instrumento ¡exige primero aprender a respirar bien! Exige reactivar los motores internos del movimiento…

¿Una especie de reset interno?
Se trata de recuperar tu armonía psicofísica, rearmonizarte emocionalmente, reaprender a activar correctamente tu energía, bloqueada por tensiones, ¡y de ahí se derivará un estado de inspiración creativa!

¿Y el músico interpretará mejor?
He conocido a intérpretes con bloqueos musculares, tendinitis, artritis… que perturbaban sus capacidades: tras el curso música- energía recuperaron sus facultades.

¿Qué es la relación música-energía?
“Dame una cuerda y te explicaré el universo”, proclamó Pitágoras: la vibración es función proporcional del segmento de cuerda… Música, matemáticas, geometría… Tu armonía interna responde a proporciones matemáticas, igual que el cosmos. Restablécela y la energía fluirá: conectarás con tu emoción y sonarás como un instrumento afinado…

No basta el dominio virtuoso de la técnica…
No. La música es como la religión: ¡un sendero para conectar con el absoluto! Esto lo podemos sentir todos.

¿En qué ocasión lo ha sentido más que nunca?
Di un concierto en una nave románica del monasterio de la Oliva (Navarra)… y perdí la noción del tiempo, como si todo fluyese solo y yo observase desde fuera… Vi pasar la eternidad… ¡Cualquiera puede experimentarlo!

Parece hablar de un yoga musical…
Mejor de unas artes marciales… En mis cursos con alumnos, trabajo con su alma… ¡Les toco el alma! Igual que toco el alma de un violín, toco el de las personas.

¿Un violín tiene alma?
Sí, una piececita de madera que une las paredes de la caja del violín, suelta, sin encolar, movible: yo la muevo una sola micra… y cambia el sonido.

Y… ¿en qué parte de mi cuerpo está el alma?
Descartes dijo que en la glándula pineal, que hoy sabemos que está conectada con la punta de los pies, con el dedo gordo de los pies: ¡el alma está en el dedo gordo!

¿Es usted un psicoterapeuta de músicos, por tanto?
Psique significa alma: sí. Les enseño que somos música, que todos tenemos un sonido propio, que a través del cuerpo podrás hallarlo: estarás tocando el alma. Y entonces resonarás a coro con el universo.

Fuente: http://www.lavanguardia.com/lacontra/20110414/54140634101/el-universo-suena-y-cada-persona-tiene-un-sonido.html

Nestor Eidler - Música Energía

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Si deseas dejar tu opinión, comentar éste artículo o algo sobre la web, puedes redactar tu mensaje en el recuadro inferior.

También si ves algún vídeo o enlace caído, por favor deja un comentario y házmelo saber, así podré intentar actualizar la entrada y dejarlo disponible otra vez para todos.

Un abrazo