Ejercicio para Proyectar y Conectarnos Con Lo Que Deseamos En Nuestra Vida


¿Y si pudiéramos escoger el futuro que queremos actualizar a nuestro presente?

Eso es muy sencillo, o por lo menos más sencillo que ir saltando de dimensión en dimensión (que se supone que se puede hacer con cierta tecnología, relacionada con el llamado Experimento Filadelfia, pero de lo que se supone que no sabemos nada aun). El trabajo con realidades probables es un trabajo energético, de “enganche” o sintonización de uno de esos potenciales futuros que están latentes en lo que nuestro cerebro interpreta como el “mañana”. Todo lo que nos puede suceder ya ha sucedido, está potencialmente y vibracionalmente hablando presente en otro punto de la creación al cual no nos hemos enganchado todavía, por lo tanto no nos hemos focalizado en el mismo, y no lo hemos actualizado como nuestro presente. Todas tus opciones, decisiones, elecciones y posibilidades están delante tuyo, como si de un montón de fotos estáticas cada una representando un futuro distinto estuvieran esperando a que te metieras dentro como uno de los personajes de la foto.



Andando por un pasillo

Aquí todo depende de lo capaz que seas de visualizar esos futuros o realidades probables. A mi, la forma en la que lo hago y que mejor me funciona es la siguiente. Si en un momento dado de mi vida me encuentro ante una encrucijada, me planto físicamente en algún pasillo largo y ahí me planteo la cuestión. ¿Que alternativas soy capaz de imaginar para esa encrucijada? Imaginemos que se trata de un proyecto que deseo conseguir o realizar. Delante mío me imagino dos o tres caminos posibles. Uno de esos caminos lleva a la realidad donde me han concedido el proyecto, lo estoy ejecutando, todo funciona bien y ese proyecto lleva a otras oportunidades. En otro lado, delante mío, en ese mismo pasillo, me imagino la otra opción, no me han concedido el proyecto, mi vida sigue como hasta ahora y no aparecen esas oportunidades que deseo tener. La tercera opción, pues cualquier otra, me conceden el proyecto pero no es exactamente como yo quiero, o cosas así.

La cuestión es imaginar y pensar que futuros probables tenéis desde la posición de observador en la que estáis en este momento presente. Y entonces empezáis a caminar, físicamente, como si estuvierais andando por una línea de tiempo imaginaria. En un momento determinado, esa línea se empieza a dividir en varias, cada una de esos desdoblamientos lleva a uno de los futuros probables que están latentes en potencia, así que físicamente, me desvío hacia el futuro que yo deseo actualizar como mi presente. Me pongo a andar por la nueva línea temporal (por ejemplo, en un pasillo largo de un metro de ancho, habría que imaginariamente dividir ese metro en tres o cuatro líneas de 20 o 25cm cada una), y trato de sentir que me engancho con esa línea temporal y esa realidad probable. Pongo la intención de engancharme a ella, de ello trato de sentir los sucesos que pueden venir mientras ando por esa línea imaginaria y cuando ya no puedo andar mas (el pasillo se acaba), trato de reafirmarme visualmente como me he enganchado y conectado con la línea temporal que realmente deseo.


Aprender a escoger constantemente el futuro que deseamos manifestar

Imagino que hay muchas formas de hacerlo. A mi me funciona así porque realmente, cuando ando, noto la energía de esa línea temporal (me lo esté inventando o no, la cuestión es que se perciben sensaciones de lo que sucede en esa realidad probable) y me reafirma la intención de escoger ese futuro en concreto que deseo para mi presente.

Es una forma como otra cualquiera de trabajar con la existencia múltiple de eventos potenciales dentro de nuestra realidad. Otra cosa es que cualquier día, causal o fortuitamente te encuentres cruzando un portal dimensional real por donde puedas acceder a otra realidad paralela, donde por supuesto podrás seguir creando realidades probables, pero esa realidad base te será ajena y extraña, porque no es tu mundo, sino un mundo al que has entrado por un agujero que ahora ya no sabes ni donde está, ni por donde buscarlo para volver a casa. Rollo cruzar el espejo en Alicia en el País de las Maravillas, pues por el estilo. Lo necesario no es trabajar con realidades paralelas, sino con la actualización de realidades probables, que de esas, tenemos hasta el infinito, y más allá.

1 comentario :

  1. Hola, le escribo desde Venezuela. A mi me pasaba mucho eso. Pero no se como experimentarlo nuevamente. Visualisaba y se me cumplian las cosas, me acostaba y sin querer entrava en chop de desear que me pasara algo y sin darme cuenta en dias me pasaba. Como le hago para poder llegar a activar la pituitaria, y ese nivel mental.

    ResponderEliminar

Si deseas dejar tu opinión, comentar éste artículo o algo sobre la web, puedes redactar tu mensaje en el recuadro inferior.

También si ves algún vídeo o enlace caído, por favor deja un comentario y házmelo saber, así podré intentar actualizar la entrada y dejarlo disponible otra vez para todos.

Un abrazo