¡Nuevos Continentes Descubiertos! Islas Gigantescas De Basura Flotante En Los Océanos

Una expedición francesa partirá en mayo para inspeccionar este impresionante vertedero marino, del que dicen tiene de tres a siete veces el tamaño de España y no deja de crecer.

 

Existen muchos ejemplos de cómo la soberbia y la indiferencia humanas convierten el planeta en algo parecido a una gran cloaca, pero uno de los más impresionantes, tristemente, es un remolino de millones de toneladas de plástico que se concentra en medio del Pacífico, a unos 1.000 kilómetros de Hawai. Conocido como el «gran parche de basura del Pacífico», la «gran isla de basura», la «gran sopa de plástico» o el «séptimo continente», este vertedero marítimo tiene unas dimensiones increíbles. Se calcula que ocupa de 1,7 millones a 3,4 millones de km cuadrados, más o menos el equivalente de tres a siete Españas, y pesa unos 3,5 millones de toneladas. Una catástrofe ecológica que, por desgracia, no deja de crecer. Ahora, una expedición científica francesa liderada por el explorador Patrick Deixonne se dirigirá a esta isla de residuos para examinar su composición y advertir al mundo de su dramática presencia.

La expedición partirá el 2 de mayo desde San Diego (EE.UU.) a bordo de L'Elan, una goleta de dos palos del año 1938. Recorrerá 4.630 kilómetros entre California y Hawai, donde el explorador Charles Moore descubrió accidentalmente esta increíble placa de plástico en 1997. Hasta el momento, solo dos expediciones americanas han estudiado la zona, en 2006 y 2009. Deixonne, miembro de la sociedad de exploradores franceses (SEF), decidió iniciar esta aventura tras observar por sí mismo los residuos durante una carrera transatlántica en solitario hace tres años.

Los desperdicios humanos se agrupan en un remolino gigante provocado por la fuerza de la corriente en vórtice del Pacífico Norte, que gira en sentido de las agujas del reloj. Esto, con la ayuda de los vientos que actúan en la zona, impide que los desechos plásticos se dispersen hacia las costas. La fuerza centrípeta lleva lentamente los escombros hacia el centro de esta espiral, que sería una de las más grandes conocidas en el planeta: 22.200 kilómetros de circunferencia y unos 3,4 millones de km cuadrados, según el Centro Nacional de Estudios Espaciales (CNES), que patrocina el proyecto.

La isla de basura está compuesta por todo lo que se pueda imaginar: boyas, redes de pesca, cepillos de dientes, bombillas, tapas de botellas, objetos procedentes de alcantarillas... Pero destacan sobre todo pequeñísimas piezas de plástico, millones de ellas, algunas del tamaño de un grano de arroz. El efecto es muy parecido al que ejerce el mar sobre la arena de la playa, pero en su versión más espantosa.

Otra en el Atlántico

El detritus contamina las aguas y envenena a los peces, que ingieren las partículas de plástico más diminutas. Esas toxinas pueden ser transmitidas en cadena a depredadores más grandes, incluido, por supuesto, el hombre. La placa de desperdicios está ubicada a unos 30 metros de profundidad -no se puede caminar sobre ella-, por lo que el problema puede ser no solo medioambiental, sino también afectar en el futuro al turismo o la marina mercante, especialmente si sigue creciendo sin parar.

La goleta se guiará por los dos satélites Terra y Aqua de la NASA para llegar hasta donde la concentración de residuos es mayor. Allí medirá la densidad de la basura y tomará muestras de agua, plancton y materiales. «Quiero convertirme en los ojos de los europeos sobre este fenómeno», ha confesado Deixonne. «La información es la clave para cambiar».

La del Pacífico no es la única gran isla de basura que existe en el mundo. Los investigadores creen que hay cuatro más de dimensiones apocalípticas. Una de ellas se sitúa en el Atlántico Norte occidental, entre la latitud de Cuba y el norte de EE.UU., a más de 1.000 km mar adentro, en el mar de los Sargazos. Los desechos allí están más concentrados y permanecen en la superficie durante décadas.


Fuente: ABC


Las gigantescas islas de basura que flotan en nuestros océanos


* En el Pacífico hay una 'isla' de 4 millones de toneladas de desechos y una superficie de 1,5 millones de km2.
* Nadie se hace responsable: está en aguas internacionales.
* Hay otra formación similar en el Atlántico.
* Este martes se celebra el Día Internacional de la Diversidad Biológica.

El 'octavo continente' fue descubierto en 1997 por el navegante británico Charles Moore. Es una isla de cuatro millones de toneladas de basura flotante –el 80% es plástico procedente de tierra– situada entre California y Hawái. Los expertos calculan que tiene una superficie de 1,5 millones de kilómetros cuadrados. Tres veces la superficie de España. Y este 'fenómeno' artificial ha sido posible porque es un punto de concentración de corrientes oceánicas. Desde su descubrimiento se han realizado numerosas expediciones rumbo al llamado 'octavo continente' o 'sopa tóxica' aunque sin éxito. Otras imágenes Balsas de basuras oceánicas 2 Fotos La basura ha destrozado un tercio de la superficie de hábitats marinos.



Retirar los desechos de plástico de los espacios marinos implicaría un coste elevadísimo porque se trabaja con toneladas de material tóxico y se requiere tecnología punta, embarcaciones y tripulación especializada. El responsable de la campaña de aguas de Greenpeace, Julio Barea, es escéptico: "El daño se efectúa en aguas internacionales, así que nadie asume la autoría de los vertidos y no existe gobierno que se haga responsable. Hay que invertir esfuerzos en desarrollar medidas preventivas para evitar nuevos continentes artificiales y asumir que nadie limpiará esa isla". Pero no es la única 'sopa tóxica'. 

Un equipo de la Institución Oceanográfica Woods Hole (WHOI) y la Universidad de Hawái localizaron en el año 2010 unas grandes concentraciones de plástico flotante en el oeste del océano Atlántico, consecuencia de la acción de las corrientes superficiales y la desidia gubernamental. Su estudio, publicado en la revista Science, se basó en el análisis de miles de pedazos de plástico, contados manualmente por estudiantes y recogidos mediante redes en más de 6.100 puntos, desde 1986 hasta 2008. 

No existen trabajos sobre posibles islas de basura en el mar Mediterráneo, pero no se descarta su existencia. "Las corrientes superficiales son diferentes a las de los océanos, pero hay puntos negros de contaminación perfectamente localizados como el Estrecho de Gibraltar o Algeciras", matiza Silvia García, científica marina de Oceana.


Daños irreversibles


Los daños en el ecosistema son irreversibles. La basura ha destrozado un tercio de la superficie de hábitats marinos, según Naciones Unidas, y se estima que el 35% de los ecosistemas marinos críticos han sido destruidos. "El desconocimiento, por su inaccesibilidad, ha sido uno de los grandes problemas para la protección de los océanos", según Josep María Gili, biólogo del CSIC en el Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona. El desconocimiento ha sido uno de los grandes problemas para la protección de los océanos.

Por eso, el Día Internacional de la Diversidad Biológica, que se celebra este martes, intenta advertir de la alarmante salud de los océanos y centrar la atención en sus diagnósticos y posibles soluciones.
Los océanos abarcan más del 90% de la superficie habitable de la Tierra y el 50% del oxígeno lo producen algas microscópicas —el fitoplancton—, la base de la cadena trófica marina. Los expertos apuntan a que la biodiversidad está en riesgo por un modelo de consumo y producción que no la valora y produce sobreexplotación. Las claves: luchar contra la contaminación marina y la pesca insostenible, ejercer presión para proteger hábitats como corales y reducir la huella de CO2 en la atmósfera.



Proteger la biodiversidad


La décima Conferencia de Diversidad Biológica celebrada en Nagoya (Japón) en 2010 acordó que el 10% de la superficie marina mundial debería estar protegida en el año 2020. En la Península, la superficie protegida todavía es del 1%. Proyectos y ONG intentan revertir esta situación. Por ejemplo, la Fundación Biodiversidad, adscrita al Ministerio de Agricultura, trabaja desde 1998 para contribuir a la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad.
 
¿Sabías que...


los residuos plásticos en el Pacífico se multiplicaron por 100 en los últimos 40 años? ... los mares del planeta contienen entre 500.000 y un millón de especies más que ningún ecosistema de la Tierra? ... una tercera parte de las pesquerías mundiales están diezmadas?... el 50% del oxígeno lo producen algas microscópicas? ... en España, la superficie marina protegida es del 1%?

Fuente: 20 minutos





Mancha de basura flota en el Pacífico



Una sopa de basura dos veces más grande que el territorio de Estados Unidos flota a la deriva en el océano Pacífico entre California y Japón.

Una sopa de basura dos veces más grande que el territorio de Estados Unidos flota a la deriva en el océano Pacífico entre California y Japón.

Esta gran "sopa de plástico" es el mayor vertedero de basura en el mundo, según los científicos y se extiende prácticamente desde la costa de California hasta la de Japón, rodeando Hawaii, según publicó el diario británico The Independent.

Charles Moore, el oceanógrafo estadounidense que descubrió la "gran mancha de basura" o "vórtice de bazofia" cree que contiene unas 100 millones de toneladas de desperdicios.

"La gente piensa que es una isla de desperdicios de plástico en la que prácticamente se podría caminar, pero no es así. Se parece más a una sopa de plástico que ocupa una superficie aproximada dos veces más grande que el territorio continental de Estados Unidos", afirma a The Independent Marcus Eriksen, director de investigación de la Fundación de Investigación Marina Algalita, creada por Moore. Según el oceanógrafo Curtis Ebbesmeyer, la mancha es como un ser vivo: "Se mueve como si fuera un gran animal sin correa", capaz de provocar catástrofes cuando se acerca a la costa. "Con frecuencia se aproxima al archipiélago hawaiano, dejando la costa cubierta de plástico", explica.

La sopa de basura ocupa actualmente dos áreas ligadas, a ambos lados de Hawaii, conocidas como las manchas de basura oriental y occidental. Una quinta parte de los desperdicios "que incluyen desde balones de futbol, kayaks, bloques de Lego" es arrojada desde los barcos o las plataformas petrolíferas. El resto viene desde tierra.

En 1997, Moore, tomó un atajo para ir desde Hawaii a California, en una carrera de yates, y se encontró de pronto en medio de un oceáno de basura que lo rodeó durante varios días a miles de kilómetros de tierra.

Moore, heredero de una familia que hizo fortuna en la industria del petróleo, vendió sus negocios y se convirtió en un activista del medio ambiente. El fin de semana pasado advirtió que a no ser que se reduzca el consumo de dispositivos de plástico, la sopa de desperdicios será el doble de grande la próxima década.

Según Naciones Unidas, la contaminación del océano provoca la muerte de más de un millón de pájaros marinos cada año y de 100 mil mamíferos acuáticos. Jeringas, cigarrillos y cepillos de dientes han sido encontrados en los estómagos de muchos animales muertos.


Fuente: El Universal
 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Si deseas dejar tu opinión, comentar éste artículo o algo sobre la web, puedes redactar tu mensaje en el recuadro inferior.

También si ves algún vídeo o enlace caído, por favor deja un comentario y házmelo saber, así podré intentar actualizar la entrada y dejarlo disponible otra vez para todos.

Un abrazo