Hacia una Super Ciencia y Meta Filosofía

Según Archie J. Bahm: “Para el organicismo cada una de las otras 8 teorías expresa una verdad fundamental en sus aserciones positivas, pero cada una de ellas es inadecuada en cuanto a que sus aserciones negativas niegan verdades fundamentales encarnadas en las afirmaciones positivas de las otras.  Esto es, el espiritualismo esta en lo correcto al afirmar que el espíritu existe pero errado en negar que la materia existe. El materialismo esta en lo correcto en creer que la materia existe pero incorrecto en afirmar que el espíritu no existe. El emanacionismo está en lo correcto al afirmar que la materia depende del espíritu pero errado al afirmar que el espíritu no depende de la materia. El emergentismo es verdadero cuando afirma que el espíritu depende de la materia pero falso en presuponer que la materia puede ser completamente independiente del espíritu. Los vedantistas y monistas neutros verdaderamente afirman que el espíritu y la materia son aspectos de algo subyacente a ambos pero falsamente niegan que el espíritu y la materia carezcan de alguna independencia. Los dualistas y creacionistas correctamente afirman que el espíritu y la materia ambos existen más o menos de manera independiente pero se equivocan en la medida que pretenden que la una completa independencia de la materia y el espíritu en relación mutua y de algo que los subyace a ambos. Entonces el organicismo se opone a cada una de las otras teorías al rechazar sus declaraciones negativas pero asume para sí las afirmaciones positivas de cada una de ellas”.(Archie, J. Bahm (1996): Organicism: Origin and Development: World Books.


Bahm menciona que:


“El organicismo afirma que cualquier totalidad tomada como la más completa también funciona de otras formas como parte de una totalidad superior.  Solo al admitir que ningún nivel es el máximo o mínimo permitido puede el organicismo mantener su fe en la interdependencia constante de la unidad y la pluralidad, lo total y lo parcial, el espíritu y la materia. Ya que el organicismo acepta el cambio como la máxima característica de la existencia ve a toda totalidad, incluyendo al universo, como cambiante cada vez que hay cambio en sus partes. Los todos cambian parcialmente en todos con partes diferentes. En cuanto a que son todos con las mismas partes son los mismos todos pero en cuanto a que son todos con distintas partes son distintos todos”.

“La relación de identidad – la más interna de todas las relaciones – es parcialmente externa ya que cada relación posee dos fines que al ser distintos son externos uno respecto al otro”. Para el organicismo cada relación tiene aspectos internos y externos puesto que cada relación tanto separa sus términos una respecto al otro como los une uno respecto al otro.

“Inclusive la relación de negación que es la más externa de las relaciones, es parcialmente interna ya que dos cosas no pueden ser su negación mutua sin ser dependientes entre sí para tal negación”. 

“Una tesis organicista es que la existencia TAL COMO SE EXPERIMENTA presenta sus condiciones esenciales aparentes como opuestos polares y que cada vez que tales polaridades aparecen, NUEVE tipos de explicaciones teóricas se desarrollan”. 

En cuanto a los polos “Para el organicismo ambos polos existen y aquello que es polar existe interdependientemente, esto es, parcialmente independiente y parcialmente dependiente de su polo opuesto. Y aquello que es polar es parcialmente independiente y parcialmente dependiente de sus polos. Aquello que es polar no puede ser reducido a uno o a ambos de sus polos sea en su totalidad o parcialmente. Un polo no puede ser reducido a su opuesto ni a aquello que es polar de forma parcial o total”.

Bahm nos indica que “El organicismo es definido en términos de sus relaciones a las otras 8 teorías (metafísicas). Es dependiente (idéntica con sus afirmaciones positivas) e independiente de ellas (distintas a ellas en cuanto que niega sus afirmaciones negativas). Pretende ser una nueva síntesis debido a la manera como se relaciona con estas 8 teorías y nueva debido a la forma original en que niega sus negaciones lo que resulta en una nueva forma de relacionarse y en una nueva técnica operacional respecto a cómo llega a soluciones de problemas metafísicos y de otros asuntos filosóficos”.

————————————————————————————————————–


Comentario por Giorgio Piacenza:


Hay que observar que en un diagrama de Bahm del organicismo respecto a 8 metafísicas fundamentales en el eje vertical en los extremos el vedantismo se opone a dualismo y en posiciones menos extremas cerca al centro el monismo neutral se opone a creacionismo (en la versión de Boodin que debe ser explicada mejor puesto que no coincide con el creacionismo ex nihilo clásico y en el cual las energías creativas de Dios involucran a un Dios que evoluciona junto a la creación). En el eje horizontal en los extremos el espiritualismo se opone al materialismo y en posiciones menos extremas cerca al centro emanacionismo se opone a emergentismo. El organicismo es el punto central.    Por un lado estimo que el organicismo sería muy útil para demostrar que es innecesaria la pugna que existe en el mundo para afirmar y defender una posición metafísica e ideologías derivadas que luchan una en contra de otra. Todas coexisten bajo el entendimiento organicista y el entendimiento organicista supervive no por sí mismo sino gracias a una comprensión superior.

Mientras que conceptualmente el organicismo armoniza las posiciones metafísicas relacionándolas entre sí de forma coherente no logra incluir al creacionismo ex nihilo (que Dios no necesitó de substancia alguna para crear). Por eso en el Organicismo no hay un reconocimiento de lo trascendental al organismo cósmico ni halla si realmente alguna de las ocho posiciones metafísicas realmente corresponde a explicaciones fuera de la realidad cósmica. Compatibiliza supuestos irreconciliables bajo una lógica relacional más completa pero los mantiene supeditados al cosmos aunque este sea mucho más dinámico intuyendo su conexión con una Vida que lo trasciende.

Creo que aunque el organicismo de Bahm supera las relaciones dicotómicas de la lógica clásica y es un avance filosófico importante (incluye y trasciende las relaciones opuestas con el medio excluido sin que este tipo de relaciones dejen de ser necesarias) permanece en la dualidad llegándose a entender el cosmos como un organismo autosuficiente bajo tensiones polares dinámicas.

Creo que solo al final de su vida, al descubrir que parte del símbolo del Yin/Yang (era profesor de religiones comparadas) también representa la inmanencia mutua, Bahm comenzó a entender una lógica más profunda a la suya y más cercana a la No Dualidad…lo exterior va desapareciendo por la primacía del no objeto. Esta lógica se asemejaría a la de Nagarjuna. Esta sería una lógica que trasciende e incluye a la amplia lógica relacional (las múltiples formas en que lógicamente se pueden relacionar polaridades) usada por Bahm. En última instancia al preguntarnos ¿qué es real? hasta las relaciones mutuas de negación y complementariedad exploradas por Bahm entre las 8 metafísicas serían insuficientes y pasaríamos a una lógica de la negación como la de Nagarjuna que muestra que nada se puede afirmar conceptualmente respecto a la “realidad” apuntando a que en su verdadera “esencia” se halla el Sunyatta que correspondería al Absoluto. Bahm solo halla que una afirmación fundamental puede ser tan válida y necesaria como la otra.

En última instancia el Absoluto estaría fuera de las tres lógicas principales (todas derivadas del mismo principio de Identidad-Ser) y de los límites de la conceptualización.

Sin la No Dualidad no se podría realmente integrar las esencias de las 8 metafísicas a las que se refiere Bahm. En el organicismo cada metafísica se hallaría en relación dinámica con sus opuestos y con todas las demás y esta relación dinámica, viva, “orgánica” constituiría al “organicismo” pero todo el conjunto de afirmaciones mutuamente necesarias también serían mutuamente contingentes. Para Bahm la estructura se podía sostener por sí misma. Es una perspectiva dual DESDE la EXPERIENCIA; no desde la trascendencia. Estimo que la complementariedad de afirmaciones metafísicas radicalmente opuestas como aquellas entre el Vedanta y el Dualismo y entre el Espiritualismo y el Materialismo surge en última instancia (parecido al pensamiento de Cusa) de la No Dualidad.

Según Fritjoff Schuon, aquello que es “Toda Posibilidad” incluye la posibilidad de su propia negación. De lo No Dual (Dios, Parabrahman, Ser Absoluto) surge la falsa distinción “no Dios, no Ser”, ilusión necesaria para crear seres como apariencias de independencia que en Realidad nunca dejan el seno del Ser Absoluto. Sin embargo, como el ser que incluye a todas las posibilidades puede otorgar una pseudo realidad inclusive a la aparente negación de sí mismo (demostrada por un Parménides bien entendido que es imposible), los seres que podrían decirse creados-emanados, y/o efusionados pueden elegir vivir bajo esa ilusión.

Decir que son seres creados es válido así como decir que son seres emanados. Hablar de una “efusión” que no limita en lo más mínimo al Ser Supremo también es válido. Decir unicidad absoluta es válido así como lo es mencionar los derivados de esa unicidad que finalmente se conjugan en la no contradicción de la Identidad Absoluta.

Tal como en la sabiduría cabalista del rabino Isaac Luria el Supremo retira algo de su plenum de presencia para crear un espacio en el que los seres contingentes pueden llegar a existir independientemente (pero en realidad de manera aparente y relativa), en este esquema surgiría algo compatible con esa propuesta: surge el “es-no es” (el Ser-no ser) y esta dualidad (origen de la creación y emanación que serían compatibles) implica a cuatro aspectos esenciales que se combinan: Lo indivisible, lo plural, lo propio o interior al Ser y lo ajeno, objetivo o exterior al Ser.

A estos 4 aspectos Wilber los llama lo “Individual” (que no se puede dividir), “Colectivo” (correspondería a lo dual), “Interior” y “Exterior”. Todo holon o “todo-parte” expresaría ontológicamente y (de forma inextricablemente epistemológica a estos 4 aspectos pero combinados (en áreas de existencia o expresión y de experiencia). Cada uno de estos 4 aspectos manifestarían holones (partes-todo que constituyen la realidad dual) que principalmente los expresan. Por otro lado los extremos de las posiciones metafísicas que Archie J. Bahm menciona (Vedanta-Dualismo y Espiritualismo-Materialismo) coinciden con los cuatro aspectos (lo indivisible o individual- lo Colectivo o plural y lo Interior-Exterior) de Wilber. La coincidencia entre Bahm y Wilber apunta a una filosofía fundamental, integradora, útil para trascender la crítica posmoderna excesiva.

Combinando los 4 aspectos tenemos 4 áreas ontológicas y simultáneamente interpretativas de la realidad experiencial o dual. Todo holón las contendría simultáneamente y también expresaría más un área en particular. Estas 4 áreas son: lo individual-interior (experiencia subjetiva); lo individual-exterior (objetos individuales); lo colectivo-interior (la cultural, la intersubjetividad); lo colectivo-exterior (sistemas).

Estimo que lo No Dual manifiesta una Trinidad Fundamental (luego del Ser-no ser o dualidad se añadiría la relación entre ellos). Esta Trinidad Fundamental generaría a tres lógicas fundamentales y a tres planos o formas de existencia fundamentales en lo que podríamos llamar el “Multiverso Multidimensional”. Estos tres planos (con un número probablemente indefinido de subdivisiones) serían el plano físico, el mental y el causal o el plano “principial” de las “semillas”). Por eso la calificación de “Multiverso Multidimensional” trascendería e incluiría no solo a espacios físicos hiperdimensionales, incluyendo a tipos de dimensiones no espaciales como parámetros básicos para la manifestación y experiencia de los planos mentales y causales.

Cada lógica predominaría en uno de los tres planos pero todas estarían relacionadas. Asimismo habrían tres formas de causalidad relacionadas y cada una sería dominante en cada una de las tres expresiones trinitarias operando bajo las tres lógicas expresadas en la dualidad y cada forma de causalidad cual dominaría en uno de los tres planos fundamentales de existencia y experiencia.

Estimo que los valores platónicos del Bien, la Verdad y la Belleza son expresiones de esta Trinidad Fundamental, así como (en la existencia y experiencia dual) se dan los aspectos subjetivos, intersubjetivos y objetivos. Asimismo la Primera, Segunda y Tercera personas de la Trinidad Cristiana son esta misma Trinidad en un nivel ontológico y epistemológico metafísicamente localizado entre la No Dualidad absoluta y los tres planos de manifestación duales.

El “Padre” de la Trinidad Fundamental puede entenderse bajo el aspecto del Absoluto pero también como un Dios-persona o personal (theos). Ambos no están en contraposición y la Trinidad Fundamental derivaría del Absoluto. El Absoluto incluiría a toda posibilidad de ser, incluyendo al mal o la posibilidad de negar (desde un plano relativo) al Absoluto. El Dios-persona o Padre creador (que crea a través del Logos y nos unifica, conforta, interviene y reconcilia inmanentemente a través del Espíritu Santo) no puede desligarse del “mal” que se halla en su aspecto como Absoluto. Sí puede sugerir, permitir el libre albedrío e intervenir eliminando algún mal en particular sin evadir la necesidad de la existencia relativa del mal en sí mismo.

Las formas de causalidad, las lógicas, los planos de existencia y experiencia derivados de la Trinidad Fundamental serían distintos entre sí permitiendo la interacción y una ciencia objetiva entre las realidades. También se hallarían en una relación de necesidad mutua y finalmente en una relación de inmanencia mutua por la cual todo ente como cosa objetiva definible no se podría auto sostener ni por sí mismo ni en relación a otros entes objetivos definibles. Solo derivaría su aparente existencia del hecho de vivir interiormente en otros entes que a la vez existen no por sus relaciones exteriores sino por sus relaciones interiores. Así, en última instancia se sostendría el plano Causal o de Principios donde la causalidad y la existencia y experiencia interior rige sobre la exterior que es ilusoria.

Finalmente en un sentido metafísico “superior” más allá del plano Causal (diríamos que incluyéndolo y trascendiéndolo (Panenteísticamente) solo el Ser Puro, Acto Puro, sin la ilusión de lo objetivo u exterior permanece, más allá del devenir y no devenir.

El interior del plano Físico (como su proceso autopoiético) estaría causalmente ligado al exterior del plano Mental. El interior del plano mental estaría causalmente ligado al exterior del plano Causal y el interior del plano Causal dependería y “sería” (metafóricamente hablando) el “plano” No Dual. En otras palabras el interior Causal sería la presencia espiritual de Dios en todos los planos.

Los tres planos de existencia podrían ser percibidos bajo “los tres ojos” a los que se refiere san Buenaventura (los tres manifiestos dentro de la dualidad). Estos son el “ojo” de la carne o de lo físico, el “ojo” de lo mental y el “ojo” del espíritu cada uno constituyendo un medio para interactuar con el plano correspondiente (el plano físico, el mental y el causal-o “espiritual” pero bajo la dualidad) de forma más directa. Sin embargo, mientras cada “ojo” percibiría directamente los aspectos exteriores u objetivos de cada plano de existencia relativa, los tres ojos estarían entremezclados también siguiendo los preceptos de las tres lógicas fundamentales (distinción, relación, dependencia interior mutua). Por eso encarnados en el plano físico, mientras percibimos los objetos físicos a través del ojo de la carne también podemos percibir objetos mentales y principios causales. Asimismo, aunque un “ojo” en particular predomina para la percepción de objetos exteriores correspondientes a cada plano (el ojo de la razón en el plano mental y el ojo del espíritu en el plano causal), los tres “ojos” también nos sirven simultáneamente en los otros dos planos.

Al entender cómo las tres lógicas, los tres planos y las tres causalidades son todas necesarias (interactivas, relacionantes y mutuamente dependientes en relación inmanente) la humanidad podría madurar hacia una ciencia mucho más amplia que la limitada al plano físico incluyendo pero trascendiendo lo que proporcionan los métodos principalmente desarrollados para el plano físico usando una lógica aristotélica. Nos acercaríamos a manifestar capacidades creativas primero utilizando el poder de los patrones mentales y de información y luego los axiomas y principios subyacentes a estos patrones mentales y de información. Nos acercaríamos a una “Meta Ciencia” integrativa quizás propia de algunas o muchas civilizaciones extraterrestres más avanzadas capaces no solo de manipular el espacio-tiempo (o espacio-tiempos) sino de crear efectos aún más profundos en cuanto al manejo de la “realidad” (o realidades) a través del manejo de patrones de información y sus principios subyacentes. Esta “Meta Ciencia” incluiría los aspectos cualitativos y cuantitativos relacionados a lo que Ken Wilber reconoce como lo individual, lo plural, lo interior y lo exterior.

Respecto a la No Dualidad explicada podemos exaltar la unicidad pero también tres expresiones que pueden depender de la misma sin caer en contradicciones. No es realmente necesario el conflicto entre religiones. Cuando tratamos de entender al Absoluto con mucho cuidado bajo categorías mentales, estas coinciden o se empiezan a parecer:

Padre, Hijo, Espirítu Santo en cristianismo. Ain, Ain Sof, Ain Sof Aur en la cábala hebrea. Ananda, Chid y Sat en Vedanta. En Budismo correspondientes a los cuerpos búdicos: Darmakaya (cuerpo de la verdad), Sambogakaya (cuerpo de la relación) y Nirmanakaya (cuerpo del universo concreto). Finalmente en misticismo Islámico podría haber una relación con los conceptos Tawhid (unicidad), Wujud (ser) y Wajd (éxtasis) todos contenidos y trascendidos en “Al-lah” que además es el Absoluto ilustrado con los conceptos de al-Dhat al-ilahiyyah(la esencia divina más allá del ser y no ser relativos) y dewahdat al-wujood (solo Dios es el verdadero Ser).

Dios en sí puede expresarse (y/o lo podemos entender como seres contingentes inmersos en experiencias duales) en primera, segunda y tercera personas: El Dios “Padre” que es la verdadera esencia en la que vivimos y que experimentamos místicamente en primera persona tal como principalmente se experimenta la Belleza y la dicha divina (el “Ananda” del Saguna Brahman  o Dios “con cualidades” o con las mínimas calificaciones para una inteligibilidad) tenemos al Dios “Logos” o a aquel Otro Sagrado, Inteligente y Amoroso, Prisma a través del cual todo es creado y que reconocemos inteligiblemente en segunda persona en relación a la “Verdad” y al “conocimiento de” (el “Chid” o conciencia como conocimiento del Saguna Brahman con el cual (y también vinculados al “Padre”) establecemos una relación en tercera persona o un “nosotros”. Este “nosotros” en sí es el ser divino pero manifiesto como relativo (el “Sat” del Saguna Brahman) y se constituye como la presencia inmanente de Dios como “Espíritu Santo” vinculándonos al Logos y al Padre mientras permanecemos en la creación.

Por lo menos desde nuestro punto de vista humano-dependiente-finito podría decirse (siempre imperfectamente y en un sentido Tomista) que el Absoluto es interioridad pura sin distinciones, sin exteriores, sin múltiples divisiones. En ese sentido es en sí mismo “Acto Puro” y lo verdaderamente existente y para los seres contingentes y el mundo (o Multiverso Multidimensional) es posibilidad de ser o potencialidad.  El Absoluto en sí mismo sería la actualización infinita de nuestro potencial y para el Absoluto nosotros y el mundo serían el potencial de ser lo cual sería equivalente a la negación de lo que ya en el Absoluto es.

Desde una perspectiva contingente la materia (y gradaciones de mundos intermedios entre el absoluto y el extremo material) es actual y el Absoluto es potencial pero desde una perspectiva absoluta lo absoluto es actual y la materia y mundos intermedios son potenciales. Estos últimos son la aparente/ilusoria negación de lo que verdaderamente es.

La relación entre este modo de pensar místico-teológico y otras filosofías místicas y esotéricas es obvia. Incluso el budismo que superficialmente puede entenderse como rechazando la posibilidad de Dios puede ser completamente compatible con la idea del Absoluto y este caso lo hallamos específicamente personificado en la poco conocida escuela budista Maha Madhyamika que enfatiza que todo puede considerarse vacío excepto la talidad o esencia misma que no puede prescindir de sí misma.

Seguimos la conversación,
Giorgio Piacenza

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Si deseas dejar tu opinión, comentar éste artículo o algo sobre la web, puedes redactar tu mensaje en el recuadro inferior.

También si ves algún vídeo o enlace caído, por favor deja un comentario y házmelo saber, así podré intentar actualizar la entrada y dejarlo disponible otra vez para todos.

Un abrazo