WingMakers - Experimentos En El Tiempo


Resumen de Los Hacedores de Alas (Wingmakers)

Del sitio Web SkyBooksUSA

Una increíble historia del descubrimiento de una cápsula del tiempo almacenada en el interior de una pared del cañón durante más de un milenio. Los WingMakers dejaron 23 cámaras de artefactos que consisten en pinturas, poesía, música, filosofía y enigmáticas tecnologías que la organización más poderosa de la Tierra no puede descifrar o activar.

Informe del Proyecto y Antecedentes


Hubo, sin embargo, dos cuestiones muy desconcertantes.

Todos menos uno de los artefactos pudieron fecharse en el siglo octavo. La excepción, conocida como el artefacto de la "brújula", que parecía ser una forma poco frecuente de tecnología, y fue encontrada entre los artefactos más típicos como cerámica y herramientas simples.

La brújula estaba cubierta de extraños símbolos jeroglíficos, algunos de los cuales también fueron encontrados en la cerámica.

Segundo, los pictogramas que se encuentran en la zona habían aparecido inexplicablemente, y eran notablemente diferentes que cualquiera de los otros petroglifos indígenas o arte rupestre encontrado en el suroeste y en todo el continente para el caso. 

Debido a estas dos anomalías, los artefactos y todo el proyecto se convirtieron rápidamente en propiedad del gobierno de Estados Unidos, o más específicamente, de la Agencia de Seguridad Nacional.

Se decidió que estos artefactos podrían sugerir una pre-histórica presencia extraterrestre en la Tierra, y que la NSA tenía el programa adecuado y los medios para iniciar una expedición científica a gran escala para determinar la naturaleza e importancia del sitio. 

El sitio fue registrado completamente por un departamento secreto de la NSA en 1973, pero sólo dio lugar a unos pocos hallazgos adicionales, y ninguno de ellos fueron designados como tecnologías o pruebas de una presencia extraterrestre. Otros signos pictográficos fueron encontrados, pero la decodificación de ellos era un proceso difícil y frustrante.

Se llamaron a expertos para ayudar, pero no fue posible llegar a un consenso en cuanto a lo que decían los pictogramas. Tan pronto como surgió el proyecto como investigación prioritaria, cayó en los archivos de la NSA bajo el nombre en clave, Flecha Antigua.

Veintiún años después, en 1994, una serie de desprendimientos de rocas abrió una sección del sitio de la Flecha Antigua. El cañón estaba en una sección naturalmente oscura de tierra del parque, en poder del Estado de Nuevo México. Tras su descubrimiento en 1972, oficialmente fueron sancionados fuera de los límites para excursionistas y campistas, y debía ser dejado en su estado natural.

De vez en cuando, los científicos - patrocinados por la NSA - volverían a visitar el sitio con la esperanza de descubrir nuevas pruebas, pero fuimos invariablemente decepcionados. 

Poco después de producirse el desprendimiento de rocas, un pequeño equipo de agentes de la NSA visitó el cañón Flecha Antigua para hacer una investigación de seguimiento. Descubrieron que el desprendimiento de rocas había expuesto una entrada a una cueva oculta que llevaba a lo profundo de las paredes del cañón. 

En el fondo de esta caverna, el equipo de investigación descubrió una entrada bien escondida en el interior de la pared del cañón o estructura de la roca del sitio de la Antigua Flecha. Allí encontraron un sistema de túneles y cámaras que habían sido excavadas en la roca sólida.

Había un total de 23 cámaras, todas intrincadamente conectadas a un pasillo interior, y cada cámara sostenía una pintura mural específica, series de pictogramas, escritos jeroglíficos, y lo que parecían ser tecnologías alienígenas en reposo vegetativo. 

Una vez que esta entrada de la caverna fue encontrada, un reporte fue inmediatamente archivado con el Director responsable del proyecto Antigua Flecha.

El proyecto fue llevado luego formalmente bajo la jurisdicción de la Advanced Contact Intelligence Organization (ACIO), que organizó un equipo de investigación interdisciplinario para determinar la naturaleza exacta del sitio y tratar de descubrir los artefactos adicionales o pruebas de una visita extraterrestre.

La ACIO es un departamento secreto o no reconocido de la NSA.

Tiene su sede en Virginia, pero también cuentan con personal en Bélgica, India e Indonesia. Ellos son en gran parte desconocidos, incluso para los altos directivos dentro de la NSA.

La ACIO es la organización de más bajo perfil dentro de la comunidad de inteligencia. Su agenda es la de investigar, asimilar y replicar las tecnologías o descubrimientos de origen extraterrestre. Su personal consiste principalmente de científicos que son totalmente anónimos, y sin embargo les pagan salarios de más de $ 400.000 por año a causa de su autorización de seguridad y coeficiente intelectual.

Esta organización secreta no sólo posee el poder de un enorme cerebro, sino también está en posesión de tecnologías que están muy por delante de cualquier otro centro de investigación en el planeta. Son, en una palabra, privilegiadas. 

Los artefactos encontrados en el sitio de la Flecha Antigua eran prácticamente incomprensibles para el equipo de investigación.

Había muchos misterios.

¿Por qué una cultura avanzada dejaría sus objetos de manera aparentemente precisa y ordenada?

¿Cuál fue el mensaje que ellos estaban tratando de dejar atrás?

¿Cuáles fueron sus tecnologías y por qué los dejaron atrás?

¿Se entremezclaron los creadores de este sitio con las tribus nativas o siguieron siendo una cultura aislada?

¿Quiénes eran ellos y por qué estaban allí en el siglo octavo?

¿Estaban planeando volver?

Estos fueron sólo algunos de los misterios que desafían el equipo de investigación. 

A lo largo de los siete meses de restauración, catalogación y análisis, el proyecto Flecha Antigua era un completo enigma. Más de la energía fue a la conservación segura de los artefactos, en lugar de tratar de resolver el enigma de su existencia, a pesar de que las especulaciones fueron un tema de todas las conversaciones.

Gradualmente, la hipótesis fue estructurada por el equipo de investigación, que una cultura extraterrestre estableció una colonia en la Tierra en el siglo VIII y se aisló a sí misma dentro del cañón Flecha Antigua. Trajeron con ellos una misión muy precisa de dejar atrás una masiva "cápsula del tiempo" que demostraría ser descubierta a finales del siglo XX.

Si bien la naturaleza exacta de la cápsula del tiempo no estaba clara para el equipo de investigación, parecía probable que fuera un intercambio cultural de algún tipo y que no tenía intención invasiva para la Tierra o su gente. 

Se requirió un equipo de investigadores, casi dos años después de ser terminada la restauración para descifrar un significado parcial de los artefactos de la cámara. Las 23 cámaras separadas parecían estar unidas entre sí para formar algún mensaje específico o una misión con propósito. En la cámara 23, y la final, se recuperó un pequeño disco óptico que se presume que contiene información digital que podría ser la clave para descifrar los artefactos.

Los científicos analizaron ansiosamente el disco, pero no pudieron encontrar la manera de acceder a su contenido. 

Los mejores expertos en informática de ACIO fueron llamados para tratar de desbloquear el disco codificado, pero fue en vano. Transcurrieron varios meses más tratando todos los métodos imaginables para acceder al contenido del disco, pero nada funcionó. El proyecto de Antigua Flecha, por primera vez en casi un año, había llegado a un callejón sin salida, y la financiación para el proyecto fue rápidamente destetada por la ACIO. 

Después de dos meses de infructuosos esfuerzos, se decidió que la tecnología para acceder al disco simplemente no estaba disponible.

El disco óptico y todos los artefactos y hallazgos serían colocados cuidadosamente en un almacenamiento seguro hasta que estuvieran disponibles las tecnologías para desbloquear el disco y la cosecha de su contenido.

Se presume que el disco contiene cartas estelares, índices de traducción, glosarios, y todas las respuestas a los diversos misterios de sus creadores y, quizás más importante aún, sus intenciones para la Tierra. 

Mientras el disco óptico fue considerado como la clave para desentrañar el significado de la cápsula del tiempo, la ACIO tenía poca opción, y colocó el proyecto en almacenamiento esperando la llegada de tecnologías que les permitan desbloquear el disco.

Sin embargo, hubo dos científicos del equipo de investigación que teorizaron que el disco podría ser desbloqueado mediante la comprensión del significado de las pinturas murales en cada una de las 23 cámaras.

En sus mentes no era una solución compleja, tecnológica, sino más bien una solución de idioma o traducción que abriría el disco. 

Después de mucha persuasión, la ACIO acordó permitir que los dos investigadores montaran una réplica del contenido de la cápsula del tiempo. La réplica de la cápsula del tiempo consistió en planos detallados y fotografías de todos los artefactos de cada una de las 23 cámaras, incluyendo detalladas fotografías de alta resolución de las pinturas murales.

A los dos científicos se les permitiría continuar su investigación en su tiempo libre, siempre y cuando mantuvieran el máximo secreto y reportaran todos sus hallazgos directamente al jefe de la división ACIO y director del proyecto. 

El disco óptico estaba almacenado de forma segura en una urna dentro de la ACIO.

El proyecto se puso oficialmente en espera indefinida, y todo el personal asociado con el proyecto fue reasignado (con promociones) a diferentes proyectos. El proyecto Flecha Antigua habría de mantenerse secreto, sin hablar más de él hasta el tiempo en que las tecnologías o algún otro medio proporcionaran una forma de desbloquear el disco óptico y acceder a sus contenidos. 

Los científicos pasaron casi cinco meses tratando sin éxito de descifrar los artefactos de Flecha Antigua y establecer los medios para desbloquear el disco óptico. Durante este tiempo, la ACIO regularmente experimentaba con nuevas tecnologías o métodos, y ellos también, no tuvieron éxito en el desbloqueo del contenido del disco óptico. 

Un día, a finales del verano de 1996, uno de los científicos (un experto en lingüística) tuvo una visión de cómo desbloquear el disco óptico, reduciendo los símbolos de las pinturas de la pared a su facsímil más cercano, encontrado en un antiguo texto sumerio.

Mientras la lengua sumeria se ha extinguido, es lo suficientemente comprensible para este científico, que fue capaz de decodificar los símbolos de las pinturas, y, colocando las 23 palabras en el mismo orden que las cámaras de Flecha Antigua, fue capaz de desbloquear por fin el disco óptico. 

La conexión entre la lengua sumeria y la cápsula del tiempo fue el avance que el equipo de ACIO había estado esperando. Un sistema simple de 23 palabras provocó más de 8,000 páginas de datos a partir del disco óptico. Desafortunadamente, los datos eran incomprensibles porque no había juego de caracteres en el equipo que pudiera emular los inusuales jeroglíficos y símbolos de la lengua. Por lo tanto, se necesitaba desarrollar un índice de traducciones, que tomó un período adicional de seis meses. 

Finalmente, una vez que fue programado en la computadora un índice de traducción, los datos podrían ser impresos o visualizados en el monitor en su forma jeroglífica, pero aún tenía que ser traducido el inglés.

Y este proceso de traducción era extremadamente tedioso y no podía ser facilitado a través de computadoras, debido a la sutileza del lenguaje y su intrincada conexión a las pinturas murales y representaciones pictográficas en otros lugares dentro del sitio de Flecha Antigua. 

Cuando comenzaron a ser desarrolladas traducciones parciales, se determinó que, incluso en el disco óptico, había una segmentación de datos en 23 unidades. Cada unidad parecía corresponder a una cámara específica. Al comenzar a ser traducidas las primeras dos cámaras, se demostró además que cada unidad contiene documentos filosóficos y científicos, poesía, música, y una introducción a la cultura y la identidad de sus creadores. 

Los creadores de la cápsula del tiempo se referían a sí mismos como WingMakers.

Representaban una versión futura de la humanidad que vivía unos 750 años en el futuro. Afirmaron ser portadores de cultura, o los que traen las semillas del arte, la ciencia y la filosofía a la humanidad. Habían dejado atrás un total de siete cápsulas del tiempo en varias partes del mundo, para ser descubiertas según un plan bien orquestado.

Su aparente objetivo era ayudar a las próximas generaciones diferentes de seres humanos a desarrollar una cultura global: un sistema unificado de filosofía, ciencia y el arte. 

A principios de 1997, el científico de ACIO que había descubierto originalmente el código de acceso del disco óptico se volvió extrañamente preocupado e interesado en la misión de los WingMakers. Estaba convencido de que la ACIO nunca compartiría el descubrimiento con el público, y estaba seguro de que era muy importante retenerlo. También afirmó que estaba en comunicación con los WingMakers y que estaban observando el progreso de la ACIO, y que, en el momento oportuno, pondrían la cápsula del tiempo y su contenido a disposición del público.

Esta afirmación preocupó a la ACIO y en particular al director del proyecto Flecha Antigua, que eventualmente recomendó un permiso de ausencia para el científico y fue despachado sumariamente del proyecto. El científico tenía miedo de que sus recuerdos pudieran ser alterados o destruidos por completo, por lo que desertó de la ACIO, literalmente el primero en hacerlo alguna vez. 

Poco después de su defección, el científico desapareció. Sin embargo, antes de su desaparición, algunos de sus materiales con respecto a los WingMakers y su cápsula del tiempo fueron dados a un periodista que él había seleccionado al azar. 

El autor de este documento es ese periodista. Estoy en posesión de fotografías, música, poesía, obras de arte, índices de conversión, copias de documentos secretos, y una variedad de textos filosóficos traducidos que todos se derivan del proyecto Flecha Antigua. He tomado todas las precauciones para permanecer en el anonimato por lo que no puedo ser rastreado.

Estoy convencido de que estos materiales han sido publicados en contra de los deseos de una organización secreta que probablemente tiene poderes que incluso nuestro gobierno no conoce. 

Antes de que el científico de la ACIO se hubiera puesto en contacto conmigo, (a quien en lo sucesivo se hará referencia a como el "Dr. Anderson [Neruda]"), sentía poco o ningún interés en los asuntos relacionados con viajes en el tiempo, extraterrestres, organizaciones secretas, o cualquier otra cosa similar a estas cuestiones.

Cuando inicialmente escuché la historia, me pareció absurda, pero mantuve la objetividad periodística, y me reuní con el "Dr. Anderson [Neruda]", y de mala gana llegué a la conclusión de que sería poco probable que un individuo fabricara esta historia con tanto detalle y pruebas de apoyo, y deseara permanecer en el anonimato. 

El Dr. Anderson [Neruda] había traído archivos de fotografías y dibujos de tecnologías de aspecto extraño que tenían extraños símbolos grabados en su envoltura exterior.

Los reportes de investigación hacen referencia a las tablas de traducción, los protocolos de cifrado, cartas estelares, y docenas de memorandos del departamento ACIO discutiendo el proyecto Flecha Antigua. Todo, incluyendo cerca de 400 páginas de texto filosófico tuvo tal autenticidad que no fui capaz de censurar o ignorar. 

Para ser justos con aquellos que sugieren que debería investigar más a fondo con el fin de obtener una corroboración independiente antes de presentar estos materiales, déjeme decirles, que yo soy incapaz de corroborar su historia debido a la naturaleza misma de la ACIO. Sin embargo, por alguna razón, confío en el Dr. Anderson, quien me dio estos materiales. No me pidió nada a mí.

No deseaba dinero ni reconocimiento. Su única petición era que decidiera la mejor manera de llevar estos materiales al público.

Él me aconsejó de no investigar a la ACIO, porque estaba convencido de que la NSA podría utilizar tácticas de desinformación que simplemente me harían perder el tiempo y hacer que la meta de la liberación de estos materiales fuera difícil, si no imposible. 

No he contactado a ninguna otra oficina del gobierno, porque el Dr. Anderson me dijo que esto sería rastreado por la ACIO, que tenía operativos de alto nivel, tanto en la NSA como en la CIA, y, en el mejor de los casos, sólo invitaría a tácticas de desinformación de una agencia o de ambas. Estoy en posesión de ciertos documentos que voy a retener en el sitio Web de los WingMakers, pero si algo llegara a sucederme, he dispuesto que estos documentos sean compartidos con las compañías de comunicación más importantes que conozco.

Estas son mis únicas garantías en la presentación de estos materiales. 

Mi único interés es la liberación de estos materiales al público, y que éste pueda decidir qué hacer con ellos. Es posible que deseen presionar a sus políticos o tomar otra acción, es su elección. Estoy convencido de que esta historia es demasiado importante para ser retenida en las manos de una organización de élite, cuyo único interés es volver a diseñar las tecnologías encontradas en el sitio Flecha Antigua y aplicarlos a su propia agenda, sin importar lo noble que esa agenda pueda ser. 

Que quede claro, estos documentos proporcionan evidencia incontrovertible de esta organización secreta, conocida como la ACIO, y sus consejeros de élite son nombrados, y sus identidades reales son expuestas. 

He pasado los últimos meses agonizando sobre cómo estos materiales deben ser presentados, y parecía más adecuado colocarlos en Internet para permitir acceder a ellos a una audiencia global. Tengo un amigo en quien confío por completo, que ha creado este sitio Web.

Aparte de eso, nadie sabe lo que he hecho aquí (incluyendo a mi host del sitio Web). 

Usted podría preguntarse por qué he decidido reservar la divulgación mediática a gran escala de los materiales dados a mí por el Dr. Anderson. Sólo puedo decirle que no quiero crear una atmósfera de circo en torno a este descubrimiento.

En última instancia, puede terminar en los medios de comunicación, pero por ahora, mi instinto es mantener un perfil bajo para ambos materiales y yo. Al hacerlo, espero poder conservar cierto sentido de dignidad de estos artefactos y dejar crecer todo desde allí. 

Nunca he estado involucrado en ninguna historia que se acerque a esta magnitud de importancia, y estoy seguro de que si usted pasa algún tiempo en este sitio web y suspende su incredulidad, aunque sea por unos minutos, verá cuán importante es el descubrimiento en esta cápsula.

La mejor forma de ayudar es difundir la palabra acerca de este descubrimiento, y abrir los ojos de sus representantes políticos. Si usted tiene un sitio web de su cuenta, por favor enlácelo al sitio de los WingMakers. 

El Dr. Anderson me había advertido que la ACIO tiene una versión avanzada de una tecnología basada en lo que él llama visión remota. Según tengo entendido, visión remota es la capacidad de determinar el paradero de las personas a través de algún tipo de "visión psíquica" por alguien capacitado en esta tecnología.

Sé que esto suena descabellado, pero el Dr. Anderson insistió en que no tenían esta capacidad, y que era una de sus tecnologías más temidas por aquellos dentro de la ACIO. En efecto, son conocidos por mantener leal a su personal. Desafortunadamente, esto me obliga a permanecer en la clandestinidad y permanecer muy móvil en los próximos meses. 

Créame, yo sé que toda esta historia puede parecer imposible, pero yo sólo puedo decir que he visto los planos detallados y fotografías de los artefactos extraídos del sitio de Flecha Antigua, y estos son con toda seguridad, a mis ojos, no de este tiempo ni de este mundo. Son diferentes a todo lo que he visto.

Ya sea que los WingMakers son reales, o que alguien se ha tomado muchísimo trabajo para convencerme de lo contrario una y otra vez, soy un simple periodista sin ningún interés personal con relación a las operaciones secretas del gobierno, ETS, viajes en el tiempo, o artefactos alienígenas.

Yo no estoy aquí para convertir a nadie. No hay nada a qué convertir. Simplemente quiero dar a conocer este material y que cada individuo lo absorba como quiera. Voy a añadir documentos y artefactos del sitio Flecha Antigua, cuando sienta que es seguro hacerlo, pero por ahora, hay suficiente material en este sitio para introducir a alguien a la cultura de los WingMakers. 

Espero que se tome el tiempo para sumergirse en estos materiales. Si lo hace, usted podría sorprenderse del resultado. 

Anne (no es mi nombre real) 
Escrito 23 de octubre 1998

El nombre del Dr. Anderson que aparece en este artículo no está relacionado con, o es el mismo Dr. David Anderson, que es el fundador del Centro de Investigación sobre el Viaje en el Tiempo y la Asociación.

- Hacedores de Alas (WingMakers) -
Proyecto Flecha Antigua
Del sitio Web SkyBooksUSA


Fuente


Enlace de muestra de la novela Proyect Ancient Arrow (Proyecto Flecha Antigua) [WingMakers]


Enlace novela Proyect Ancient Arrow (Proyecto Flecha Antigua) completa en español [WingMakers]

contraseña para descomprimir (sin las comillas): "haycomprension.com"

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Si deseas dejar tu opinión, comentar éste artículo o algo sobre la web, puedes redactar tu mensaje en el recuadro inferior.

También si ves algún vídeo o enlace caído, por favor deja un comentario y házmelo saber, así podré intentar actualizar la entrada y dejarlo disponible otra vez para todos.

Un abrazo