Privatización Global del Agua por ´Megabancos´ de Wall Street y el Banco Mundial

Según la ONU, "más de 1,000 millones de personas carecen ya de acceso al agua potable fresca". En caso de persistir estas tendencias, "en 2025 la demanda del agua fresca aumentaría 56% más que la presente cantidad asequible".

Las megatrasnacionales estadounidenses como Monsanto y Bechtel (la mayor constructora de EUA) "intentan monopolizar el abasto de agua en el mundo" por lo que "buscan el control de los sistemas mundiales de agua y su abasto".

Project Censored refiere que una de las grandes batallas por la privatización global del agua se escenificó en Bolivia, en donde fracasó debido a la revuelta ciudadana que impidió el cobro por la captura del agua de lluvia.

El investigador Jo-Shing Yang (JSY) revela la identidad de los megabancos de Wall Street y La City de Londres que han iniciado el asalto de los países en el planeta entero para privatizar el agua: Goldman Sachs, JPMorgan Chase, Citigroup-Banamex, UBS, Deutsche Bank, Credit Suisse, Macquarie Bank, Barclays Bank, Blackstone Group, Allianz, y HSBC Bank.

Tales megabancos están consagrados a la especulación de los "derivados" financieristas que equivalen a un mínimo de 20 veces el PIB global.

Valen algunas precisiones a la excelente investigación de JSY: Blackstone está vinculado genealógicamente a BlackRock, que dirige el israelí-estadunidense Larry Fink. Se recuerda que el organigrama de la triada financierista Blackstone/BlackRock/Evercore Partnership (Protego) se despachó con la cuchara grande de la privatización exógena del petróleo del cada vez más fallido "México neoliberal itamita", a costa de la extinción gradual de Pemex.

Los megabancos israelí-anglosajones consideran al agua como una "materia prima crítica", mucho más importante que el petróleo.


Ya en 2008, la polémica Goldman Sachs –con crapulosos fraudes a cuestas en todo el planeta– calificó al agua como "el petróleo del próximo siglo" y uno de los "cinco grandes riesgos globales".

Goldman Sachs explota las carencias del género humano para realizar enormes ganancias, por lo que lleva colectados más de $10,000 millones de dólares para inversiones en infraestructura que incluyen al agua y cuyo súper negocio ascendía hace siete años a estratosféricos $425,000 millones de dólares. Junto a Blackstone, Goldman Sachs ha incursionado en la adquisición de muchas empresas consagradas al agua.

Para Williem Buitler, principal economista de Citigroup/Banamex en 2011,"el agua es un activo de clase que será eventualmente la más importante materia prima física que empequeñecerá al petróleo, cobre, las materias primas agrícolas y los metales preciosos".

En la conferencia "Inversiones del Agua" de  2008, Citigroup-Banamex identificó las 10 principales tendencias del sector hidráulico: 1) Sistemas de desalinización; 2) Tecnologías de reutilización; 3) Instalaciones/producción; 4) Membranas de filtración; 5) Desinfección ultravioleta; 6) Tecnologías de tratamiento de agua de lastre; 7) Ósmosis para la desalinización; 8) Tecnologías de eficiencia; 9) Sistemas de tratamiento "punto de uso" y; 10) Competidores chinos.

Se desprende que cada una de las 10 tendencias representa un rubro multimillonario de lucro pantagruélico.

A mi juicio, EUA libra una "guerra del agua" contra China –mediante su privatización tangencial– cuando Beijing enfrenta una grave carestía con el 20% de la humanidad y el control de sólo 7% del abasto global de agua, además de una clase media demandante de agua embotellada.

Para Citigroup-Banamex, el letal fracking (fractura hidráulica) constituye "una oportunidad lucrativa" ya que "genera demanda masiva de agua y sus servicios". La desgracia de la humanidad es la felicidad financierista para Citigroup-Banamex que admite que el "80% del agua del fracking no puede ser reutilizada ya que es de tres a 10 veces más salada que el agua de mar".

The New York Times expone a las entidades financieristas que han colectado $250,000 millones de dólares para inversiones en infraestructura, primordialmente en agua: Goldman Sachs, Morgan Stanley (que "fichó" al exdirector de Pemex: Jesús Reyes-Heroles González Garza), Credit Suisse, KKR y el Grupo Carlyle (vinculado al nepotismo dinástico de los Bush y a su empleado local Luis Tellez Kuenzler).

New Scientist revela la identidadde la plutocracia bancaria (1%) que controla al mundo (99%) y que, coincidentemente, se encuentra detrás de la privatización global del agua.

Russia Today devela las cuatro entidades financieristas condensadas que controlan a los megabancos privados que dominan a su vez a la Reserva Federal: BlackRock, State Street, Vanguard Corp. y FMR/Fidelity.

Existen señalamientos polémicos de que los banqueros esclavistas Rothschild controlan a estas cuatro entidades financieristas cupulares –BlackRock, State Street, Vanguard Corp. y FMR/Fidelity– quienes controlan a su vez a las principales 500 empresas globales de Fortune.

El término "agua" es muy amplio para los financieristas de la banca israelí-anglosajona de Wall Street/La City ya que incorpora los "derechos acuíferos" –el derecho a extraer mantos freáticos y ríos–, terrenos con agua en la superficie o subterráneos –lagos y estanques–, proyectos de desalinización,purificación de agua y tecnologías de tratamiento, irrigación, fracking, mantenimiento y construcción –acueductos, agua embotellada, etcétera.

En mi reciente participación en el Congreso Mexicano, durante el foro "El Campo en México, la Reforma Pendiente", alerté a los legisladores sobre los alcances geoestratégicos/regionales/locales de la privatización del agua y su amenaza a la seguridad nacional y a la inhumana dislocación de 30 millones de miserables campesinos locales.

A propósito, el portal texano-israelí Stratfor amenazó que "México se quedará sin agua si no la privatiza".

En mi conferencia en Ciudad Neza advertí sobre el impacto a los asentamientos irregulares y a la propiedad catastral por la perniciosa "Ley Korenfeld" que favorece los interses de la empresa estatal Mekorot de Israel mediante sobornos al equipo íntimo del primer Netanyahu.

Ante la depredación financierista de Wall Street y La City, hoy la última batalla que libran los humanistas que quedan en nombre del último reducto de la democracia en vías de extinción, es el agua: principal botín plutocrático del siglo XXI.

Twitter: @AlfredoJalifeR_

ALFREDO JALIFE RAHME: Director del Centro de Estudios Geoestratégicos de la UAM-X, profesor de posgrado de Globalización y Geopolítica de la UNAM, premio “Cátedra UNESCO/UNIÓN EUROPEA” (1997) y columnista de diversos medios nacionales.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Si deseas dejar tu opinión, comentar éste artículo o algo sobre la web, puedes redactar tu mensaje en el recuadro inferior.

También si ves algún vídeo o enlace caído, por favor deja un comentario y házmelo saber, así podré intentar actualizar la entrada y dejarlo disponible otra vez para todos.

Un abrazo