Caballo de Troya - 4 Gb de Audio-libros en castellano (mexicano)

Varias visiones sobre la novela Caballo de Troya de J.J. Benítez

Caballo de Troya es una serie de novelas que consta de diez libros publicados, creada por el periodista y escritor español Juan José Benítez. En ellos se narra la vida de Jesús de Nazaret, según el relato de un viajero del tiempo procedente del siglo XX.

El libro presenta una versión de la vida de Jesús, basada en obras esotéricas como "Las cartas de Ummo" o el Libro de Urantia, que difiere de las creencias y doctrinas del cristianismo. Se ha cuestionado que intente presentarse como un texto histórico.

El libro se presenta como si fuera el testimonio de un oficial estadounidense que participa de un proyecto secreto. Dicha misión consiste en un viaje en el tiempo para conocer alguno de los momentos considerados importantes en el pasado de la Humanidad, entre ellos la época de Jesús de Nazaret.

Las novelas describen las andanzas del viajero temporal junto a Jesús, quien es retratado como un individuo jovial y alegre, gustoso de ofrecer sus profundas enseñanzas espirituales a quien desee escucharlas. El Mayor, conocido como "Jasón" por los habitantes de la época, junto con su compañero, de nombre "Eliseo", van dejando atrás su inicial escepticismo, convirtiéndose poco a poco al mensaje de Jesús.

El primer texto, un supuesto manuscrito, que se corresponde con las dos primeras entregas de la serie, nos describe la pasión y muerte del Nazareno, así como los acontecimientos inmediatamente acaecidos después de su muerte. Al finalizar dicho testimonio, un nuevo acertijo conduce a Juan José Benítez a una segunda parte del texto, mucho más amplia que la primera, y que continúa la aventura tras la pista del galileo en su resurrección, y de cómo los viajeros en el tiempo, deseosos de conocer más acerca de su maestro, deciden poner nuevamente en marcha la máquina, regresando a su período de predicación en vida. Todo ello narrado siempre bajo el formato de un diario personal, cuya transcripción es la que el lector se encuentra.

El artificio literario consiste en que, según asegura el autor, las novelas se basan en los diarios de un mayor de la Fuerza Aérea Estadounidense que participó en el supuesto programa Swivel parte del cual era la Operación Caballo de Troya, cuya tecnología, según la novela, comenzaba a desarrollarse en la década de 1960 junto a los programas espaciales. Este proyecto habría permitido a las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos, realizar viajes en el tiempo. Destacan las abundantes referencias tecnológicas y científicas que aporta el autor, especialmente en la primera de sus obras (Caballo de Troya 1) tomadas de las descripciones del propio protagonista.

Más allá de lo estrictamente tecnológico y científico (que sirve para darle visos de credibilidad) se destaca una visión de Jesús de Nazaret, sus enseñanzas y mensaje, ligeramente diferente a lo que sostienen las creencias tradicionales, adaptándolas al pensamiento moderno. Algunos autores afines al pensamiento de Benítez, como Pedro Romaniuk, han considerado verídicas estas concepciones. Otros, por su parte, han señalado su dependencia de novelas de ciencia ficción y de libros esotéricos.


Controversia sobre el contenido

La principal controversia surge ante la postura de Juan José Benítez al afirmar que no se trata de una novela, sino que verdaderamente transcribe el legado de un antiguo y ya fallecido militar de las Fuerzas Aéreas norteamericanas, siendo ésta su fuente principal, si bien sus afirmaciones nunca son del todo explícitas.2 La imagen que se da de Jesús, según el propio Benítez, ha sido criticada; por ejemplo, el autor pone en boca de Jesús la siguiente conversación con el viajero del tiempo (que en realidad está plagiada literalmente del Libro de Urantia):

—... ¿no crees que tu Iglesia esté de más?
—¿Mi Iglesia? —preguntó a su vez Jesús que, en mi opinión, había comprendido perfectamente—. Yo no he tenido ni tengo la menor intención de fundar una iglesia, tal como tú pareces entenderla. Mi mensaje sólo necesita de corazones sinceros que lo transmitan: no de palacios o falsas dignidades y púrpuras que lo cobijen.

Autores como Antonio Ribera, han demostrado que los supuestos datos aportados por Benítez son un plagio de otras obras.3 Una ampliación del trabajo de Ribera y Beorlegui, y que demuestra que Benítez pudo haberse inspirado en otros escritos anteriores (desde relatos de ciencia ficción hasta ensayos académicos pasando por el Libro de Urantia) para la redacción de Caballo de Troya, puede consultarse en el análisis crítico de Caballo de Troya realizado por Antonio Luis Moyano y publicado en la web de MundoParapsicologico.

Fuente


La verdad de JJ Benítez y su obra: Caballo de Troya


Visualización también en este enlace
Descargar vídeo con la entrevista en este enlace / enlace


[Escepticismo] respecto al origen de la novela Caballo de Troya

Caballo de Troya es uno de los mayores éxitos de editoriales de J. J. Benítez, y aún hoy, es muy vendido. ¿De qué va? Ya saben: militares realizando proyectos ultrasecretos de viaje en el tiempo, que deciden ir a la Palestina de Jesús de Nazaret, lugar (y momento) donde la revelación golpea su alma, convirtiéndolos en transmisores del mensaje espiritual del hijo de Dios.

Así dicho no parece haber nada extraño, quizá una historia sugerente pero nada más, con la salvedad de que muchos de sus lectores piensan que la trama ahí narrada… agárrense de la silla… no es ficción. Fuentes de inspiración, a J. J. Benítez le encanta hablar de sus miles de fuentes de inspiración. Yo sólo voy a mencionar tres relacionadas con la confección de Caballo de Troya: El libro de Urantia, los documentos de Nag Hammadi, y los documentos del caso UMMO.


Las cuestiones técnicas: el caso UMMO

Portada del libro Cdt1El caso o fenómeno «UMMO» fue muy popular en España allá por los años 60 y 70. Y comenzó con la recepción de cartas escritas por supuestos extraterrestres a diversas personalidades. Literalmente «mecanografiadas». ¡Sí! ¡En maquina de escribir y todo! Pero no se dejen engañar amigos lectores. Estos mensajes alienígenos no eran los típicos «amaos los unos a los otros», «hagan la paz y no la guerra» o «no dilapiden su energía». No. Aquí se hablaba de biología, física, filosofía. Del cosmos. En plan divulgativo se hablaba hasta de las cámaras fotográficas de los extraterrestres. ¡Sí señor!

¿Qué tiene que ver esto con Caballo de Troya? Pues J. J. Benítez, como «investigador» del fenómeno OVNI, conocía este caso. Y como tal, también tuvo acceso a los documentos UMMO. Dichos escritos, que rebozaban de descripciones técnicas y científicas sobre multitud de asuntos, no pasaron desapercibidos ante sus ojos, y los aprovecho muy bien. Podríamos decir que la práctica totalidad de los vericuetos técnicos empleados por nuestros funcionarios de la USAF, los viajeros en el tiempo, están sacados de ahí, formando parte de la novela Caballo de Troya. Y a las pruebas me remito.

¿Recuerdan los swivels, esas entidades elementales que «girando su eje» nos podían hacer viajar por el tiempo? Bien. Esas entidades, en los documentos UMMO, se llaman ibozoo uu. ¿Recuerdan la «membrana», esa cosa que envolvía a la «cuna» (la máquina del tiempo)? En los documentos UMMO se llama itooaa. Y cuando digo «se llaman» me refiero a que Benítez cogió el texto de los documentos UMMO tal cual, ¡y solo cambio el nombre de las entidades mencionadas! Alucinen:

Extracto de los documentos UMMO:

Como hemos reiterado en páginas precedentes, en el instante en que todos los IBOZOO UU correspondientes al recinto limitado por la ITOOAA cambian de «ejes» en el marco tridimensional en que está situado el observador, toda la MASA integrada en dicho recinto deja de poseer existencia física.

Un extracto de Caballo de Troya:

Como ya he reiterado en otras oportunidades, en el instante en que todos los swivels correspondientes al recinto limitado por la membrana cambian los ejes en el marco tridimensional en que está situado el observador, toda la masa integrada en dicho recinto deja de poseer existencia física.


Y el mensaje espiritual, ¿qué?

¡Aquí está la médula del asunto! A la gente no le importa mucho que un viaje en el tiempo no sea real, con tal de que el mensaje espiritual de su Jesús permanezca intacto. Este no será el momento para hablar de ello. Tan solo se citarán las fuentes que demuestran que Caballo de Troya no es un trabajo original. Quizá en otra ocasión (o lugar) hablemos de la veracidad de esas fuentes «originales» de las cuáles «bebió» J. J Benítez. Y no. No salen bien paradas tampoco.


El Libro de Urantia

El libro de Urantia aunque ha sido anunciado por muchos lo repito: la principal fuente de la narración, hechos, trama, mensaje espiritual y demás; se encuentra en El libro de Urantia. Pero, ¿y ese quién es? Vayamos por partes.

El Libro de Urantia (LU) es un masivo libro consistente en 2,097 páginas en inglés. Se autoproclama «la quinta revelación de los tiempos» y sus seguidores se lo toman muy en serio. Se presenta a sí mismo como una compilación de datos de origen sobrehumano. Se describe como una revelación que presenta la información desde el punto de vista de ciertas personalidades celestes. Los temas tratados principalmente son: visión cosmológica del universo, datos científicos relativos a la organización planetaria, historia de la tierra, vida y enseñanzas de Jesús. De su existencia se deriva la creación de la llamada Urantia Brotherhood y la Urantia Foundation, principales organizaciones dedicadas a su difusión.

Pues bien, Benítez acepta (a veces, después de hacer mucho berrinche), que se «inspiró» en dichos manuscritos. Nosotros decimos que se los copió. Afortunadamente El libro de Urantia está en línea. Si eres de los que se sabe Caballo de Troya de memoria, entonces no tendrás problemas en comprobar las «transcripciones» literales por ti mismo. ¡Ahí van algunas referencias!:

El último discurso público de Jesús (CdT1):
http://www.librodeurantia.org/lu/doc175.html
(página 1905 párrafo 3 a página 1908 párrafo 8)

Discusión de Pedro y Santiago sobre el perdón (CdT1):
http://www.librodeurantia.org/lu/doc174.html
(página 1898 párrafo 3 a 6)

Salida de Juan Marcos y Jesús el último miércoles (CdT1):
http://www.librodeurantia.org/lu/doc177.html
(página 1920 párrafo 5 a página 1921 párrafo 1)

Sermón después de regresar con Marcos (CdT1):
http://www.librodeurantia.org/lu/doc177.html
(página 1927 párrafo 4)

Limpieza del templo (CdT1):
http://www.librodeurantia.org/lu/doc173.html
(página 1980 párrafo 1 a 5)

Última oración en grupo (CdT1):
http://www.librodeurantia.org/lu/doc182.html
(página 1963 párrafo 3 a página 1965 párrafo 21)

La última cena -solo las palabras de Jesús- (CdT2):
http://www.librodeurantia.org/lu/doc179.html
http://www.librodeurantia.org/lu/doc180.html
http://www.librodeurantia.org/lu/doc181.html
(página 1937 párrafo 8 a página 1962 párrafo 5)

Hay muchas más, pero dejamos al lector encontrarlas. ¡Está todo! Los problemas de Jesús con su madre, el amor que sentía una chica llamada Rebeca por Jesús. Todo… bueno, casi todo.

Unas muy contadas palabras que Jesús comparte con Jasón en la primera entrega de la novela no están en El libro de Urantia. El autor «bebió» de otra fuente: los documentos de Nag Hammadi.


Evangelios apócrifos

Los documentos de Nag Hammadi son una colección de textos gnósticos de los primeros cristianos descubiertos en el pueblo de Nag Hammadi, Egipto, en 1945. Y su documento más famoso es el Evangelio apócrifo de Tomás, con la única copia completa conocida.

Los documentos de Nag-HammadiEn él podemos encontrar muchas frases aparecidas en el primer número de Caballo de Troya. Palabras perdidas que no aparecen en El libro de Urantia. Un pequeñísimo ejemplo:

Extracto del Evangelio de Tomás (versículo 2):

Yeshúa dice: Que quien busca no deje de buscar hasta que encuentre, y cuando encuentre se turbará, y cuando haya sido turbado se maravillará y reinará sobre la totalidad {y hallará el reposo}.

Un extracto de Caballo de Troya:

Bienaventurado el que busca, aunque muera creyendo que jamás encontró. Y dichoso aquél que, a fuerza de buscar, encuentre. Cuando encuentre, se turbará. Y habiéndose turbado, se maravillará y reinará sobre todo.

De la totalidad de 114 versículos del Evangelio de Tomás, su servidor ha encontrado los siguientes como incluidos, de alguna u otra forma, en Caballo de Troya: 2, 3, 4, 5, 16, 17, 18, 28, 29, 30, 37, 47, 75, 82, 100, 113, 114.

Los conocedores de la obra los reconocerán en seguida. ¡No vaya a ser que este evangelio resulte más leído que los «oficiales»!

Se puede consultar el Evangelio de Tomás completo a través de éste vínculo


¿Pero por qué insiste la gente en que es real?

En principio, el problema parece cosa de los lectores más crédulos al pensarse que una historia como esa podía ser real. Pero Benítez ha tenido su papel en la fiebre troyana.

Siempre que puede, insiste que es el producto de una investigación. ¿Cuál investigación? Todo está en LU, en otros libros, ¡o se lo inventa! (o lo aplica mal, como Daurmith, que sabe más de historia que yo, nos ha señalado en un caso particular).

Con motivo de la aparición de su libro Hermón. Caballo de Troya 6, en una entrevista para La Vanguardia [9-jun-1999] J. J. Benítez textualmente dice: «No es una novela. Muchos se quedan más tranquilos pensando que es una novela». Cuando le preguntan «¿Qué es entonces?», responde: «Investigación. Yo soy periodista. […] Yo no invento nnad». La actitud de Benítez a sido muy ambigua. Cuando se le preguntaba si la novela era real se limitaba a contestar cosas como ésta (preguntas y respuestas tomadas literalmente de su página web oficial [16-dic-2001]):

PREGUNTA: «¿Que hay de cierto en estas acusaciones que hacen sobre su “plagio” sobre el Libro de Urantia referente a la Saga Caballo de Troya?»
RESPUESTA: «Esas acusaciones son una calumnia.»

PREGUNTA: «¿Cuanto hay de verdad en Caballo de Troya?¿Lo escribiste entrando en alfa y “viajando” hasta allí?»
RESPUESTA: «Quizá lo haya repetido un millón de veces: en los Caballos hay mucha más verdad de lo que podamos imaginar. No lo escribí en estado alfa. La fuente es la “mejor”…»

PREGUNTA: «Hola Juanjo, una vez más he de preguntarte lo siguiente pues es muy importante para mi. ¿Caballo de Troya esta basado en hechos reales?»
RESPUESTA: «Repito: la información contenida en los “Caballos” no es ficción.»

Uno podría atribuir esas respuestas a una fe ciega en los escritos de Urantia por parte de J. J. Benítez. ¿Será?

Pero eso no era lo que decía antes. En las primeras ediciones de Caballo de Troya aparecía un epílogo, que era explícito sobre la ficción contenida en la novela. Aquí está:



El epílogo desapareció misteriosamente en ediciones posteriores. ¿Quién entiende?


Para terminar

Se mencionaron tres fuentes de inspiración que terminaron siendo cuatro, revisamos las fuentes originales de nuestro autor. Conocimos su cuestionable proceder. Todo a vuelo de águila. Pero bueno, se hizo.

Que Caballo de Troya ha causado revuelo lo sabemos de sobra. Que ese revuelo se deba a que la gente crea, o quiera creer, que cuenta una historia verídica, preocupa.

La pregunta que realmente intriga mi alma es la siguiente: ¿J. J. Benítez es simplemente un embaucador, o de verdad ya perdió la cabeza por El Libro de Urantia y se lo traga todo, justificando con su «mensaje espiritual y de amor» su no muy ético proceder? Eso amigos, el verdadero misterio que encierran los Caballos de Troya, solo él lo sabe.



[En contra]

Respecto de Caballo de Troya de J.J.Benítez no ha dejado de llamarme la atención la confusión que ocasiona entre los lectores más crédulos (que por desdicha parecieran ser la mayoría de quienes asoman la nariz por este libro). Caballo de Troya (como el 99% de la denominada "literatura esotérica u ocultista" y que mejor debería denominarse "seudocientífica" [hasta ahora que, no hay forma de contrastar la información de forma empírica]) posee el poder de mimetizarse como un "testimonio" cuando no pasa de ser una muestra más de "folclor contemporáneo" o de "literatura fantástica" [cuando no hay experiencias personales que la respalden, y si hubieran pruebas, no es posible corroborarlas con terceros]. El mismo autor quien en sus entrevistas pone cara de inocente mientras afirma que todo lo descrito en el libro "es la verdad, sólo la verdad, y nada más que la verdad".

Caballo de Troya falla porque busca insertarse en un nivel de lectura que no es el suyo. De modo muy macro y según sus intenciones, la literatura puede dividirse en dos grupos: De un lado están los divertimentos, y del otro lo que inexactamente podríamos catalogar de "literatura seria" (y digo "inexactamente"por que el juego es un componente sustancial de cualquier literatura). La literatura de divertimento es aquella que sólo propone aventuras, juegos ingeniosos o rompecabezas, aquella que sólo pretende entretenernos y ayudarnos a pasar el rato. Esta clase de literatura no va más allá del placer que nos procura jugar un momento al fútbol o las damas chinas, no quiere plantearse como signo del mundo ni aproximarnos a esos grandes misterios de la existencia que son -por mencionar tres- la muerte, el amor o la soledad. En contraste, la literatura "seria" es aquella que nos enfrenta a los grandes enigmas de la vida como la muerte, el amor o la soledad. La literatura "seria" no sólo quiere agradar sino que tiene más pretensiones.



A continuación 9 volúmenes de la saga de Caballo de Troya del autor J.J. Benítez, en apróximadamente 64 horas de audio (alrededor de 8 horas por libro) + El Día del Relámpago en formato epub, para aplacar el aburrimiento con algo de ciencia ficción y entretenimiento.

Descargar los 9 primero audio-libros + libro El Día del Relámpago en 4 Gb
Enlace de descarga / descarga
Contraseña: haycomprension.com

Descargar la saga completa en PDF con los 10 volúmenes de Caballo de Troya
Enlace de descarga / descarga
Contraseña: haycomprension.com

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Si deseas dejar tu opinión, comentar éste artículo o algo sobre la web, puedes redactar tu mensaje en el recuadro inferior.

También si ves algún vídeo o enlace caído, por favor deja un comentario y házmelo saber, así podré intentar actualizar la entrada y dejarlo disponible otra vez para todos.

Un abrazo